Lunes, 30 de diciembre de 2013

Es un reconocido simpatizante del Frente Nacional, comparte las teorías de quienes niegan el Holocausto y no duda en disfrazar de humor su ideología racista. Pero el Gobierno francés no le ve la gracia a los espectáculos del polémico cómico Dieudonné y el Ministerio del Interior ha anunciado que intentará prohibir sus funciones al considerar que "alteran el orden público".

El polémico cómico francés, Dieudonné.

La decisión ha abierto el debate en Francia sobre dónde está el límite entre la libertad de expresión y la apología al antisemitismo. Francés de origen camerunés, Dieudonné es conocido por sus bromas racistas y sus críticas a los judíos y a la política de Israel. Simpatiza con las ideas de extrema derecha y el ex presidente del Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen, incluso es el padrino de una de sus hijas.

El galo, que presume de "humor antisistema", ya ha sido condenado en varias ocasiones por la Justicia gala por incitación al odio y discriminación. En un reportaje reciente el cómico criticaba al periodista francés Patrick Cohen, de France Inter, y evocaba las cámaras de gas. "Cuando le escucho hablar me digo: ves las cámaras de gas... qué lástima...", aseguraba.

El pasado mes de noviembre fue condenado a 28.000 euros de multa por difamación e injurias por el contenido de una canción que el artista había difundido en Internet en el que hacía referencia a las víctimas del Holocausto.

Su gira, en peligro

El Gobierno francés recuerda que en el país hacer apología del antisemitismo está penado por ley. En una entrevista al periódico 'Le Parisien', Manuel Valls, titular de Interior, ha mostrado su intención de "romper la mecánica de odio" del cómico y de "acabar con la impunidad y la complacencia" de la que disfrutaba hasta ahora.

Dieudonné iba a comenzar una gira el próximo mes de enero aunque muchos ayuntamientos ya han anunciado que van a mirar con lupa sus actuaciones y la cadena FNAC ha decidido no promocionar la gira, aunque sí venderá entradas hasta nuevo aviso.

Además, el Ministerio del Interior va a enviar instrucciones a los prefectos de las ciudades en las que el humorista tiene previsto actuar para que "evalúen cada espectáculo" y valoren si existe riesgo de polémica como para prohibir la representación.

El cómico ha denunciado a través de sus abogados la censura gubernamental y dice que las acusaciones son "una falacia". Según su letrado, Jacques Verdier, en los últimos años "nunca se han producido incidentes tras los espectáculos" de Dieudonné. "Es un acto de censura y una falta de respeto al espectador", ha señalado.


Publicado por NataliaEsVedra @ 10:44
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios