Lunes, 09 de septiembre de 2013

Esta es una opinión meramente personal, la he basado en un artículo que leí recientemente pero con ciertos añadidos y cambios propios, algunos contactos a veces me envían mensajes privados consultando el porqué prefiero usar lenguaje soez, comportarme gracioso/sarcástico/irónico o simplemente ser grosero ante la gente que intenta armar un "debate serio", no en vano me he puesto de subnick "Irreverente Antipático", esa es mi postura ante cualquier otro usuario de estas redes anti-sociales. Mi reacción cuando entran tremendos "argumentos intelectuales" sobre un tema -enfatizo en las comillas-, es la siguiente:



El internet -por el contrario de lo que mucha gente afirma- ha llevado el mundo a una edad oscura del conocimiento, a una edad de oro de la mala información, se puede realizar un experimento, publicar la imagen de un cazador de campo y solo es esperar unos cuantos minutos para ver toda una fila con lista de espera incluida opinando "intelectualmente" de forma acalorada sobre el maltrato animal, los derechos de los animales, dietas vegetarianas y demás cuestiones, la gran mayoría de veces repitiendo un par de frases o palabras de algo que vio en una... ¿Imagen en Desmotivaciones? sin los más mínimos argumentos sólidos (Aunque cuando dan argumentos "válidos" y extensos, son otro tipo de personas y de todo ello hablaré aquíGui?o. Al analizar todos los diferentes puntos de vista sobre un tema, se podría decir que cada vez se adquiere más conocimiento o que estamos cada vez mejor informados. Pero esto realmente no ocurre, nuestras neuronas se aseguran de que todos estos calurosos debates sólo nos hagan mas estrechos en nuestra forma de pensar.

El cerebro u orgullo humano no está hecho ni enfocado en buscar la verdad o un razonamiento lógico, sino para ganar y llevar siempre la "razón", nunca se ha visto un caso donde alguien llegue y con un par de frases refute lo que otro afirma, y que el equivocado acepte que toda su vida ha estado basando sus creencias en algo falso y que agradezca a quien le corrigió, el día que esto pase debes buscar la forma de despertar, porque de seguro estás soñando. Sea quien sea que esté aferrado a una idea, un profesor, un político, un estudiante, un religioso, así se le demuestre con pruebas seguirá insistiendo en su errónea tesis, el proceso de apegarse a sus ideas, es al parecer la única razón por la que los humanos discuten.

La teoría argumentativa del razonamiento establece que los seres humanos no aprendieron a hacer preguntas y ofrecer respuestas con el fin de encontrar verdades universales ni para ayudar a mejorar sus creencias para así tomar buenas decisiones, sino que lo hicieron como una forma de ganar autoridad sobre los demás. La razón evolucionó para ayudarnos a intimidar a la gente a conseguir lo que queremos. Es un fenómeno meramente social, ayudarnos a convencer a los demás y tener cuidado cuando otros tratan de convencernos. La verdad y la exactitud no son para nada el punto central.

El cerebro naturalmente, desde su estado primitivo, debió haber evolucionado y superado estas "anomalías", pero no lo ha hecho porque estos defectos cognitivos están perfectamente adaptados a un sistema que funciona perfectamente bien. Nuestra compulsión evolutiva es triunfar, incluso si eso significa ser totalmente ilógico.

En internet hay tremendos "intelectuales" -y aquí hago un gran enfasis en las comillas- que a cualquier debate que tengan, agarran su navegador, abren un buscador con más de 10 pestañas sobre el tema que están debatiendo, y comentan un centenar de títulos de libros, autores, fechas, datos, todo para sentir el gran placer de ganar una discusión, significa que hay dos razones por las que alguien podría discutir contigo: porque realmente quiere llegar a absorber algo de tu conocimiento, o porque esta tratando de establecer su dominio sobre ti para disminuir tu "estatus en la tribu" y elevar así el suyo, un placer absolutamente ridículo.

Si eres inteligente, sabes que no debes confiar en nadie. Es por eso que podemos perdonarnos el usar tácticas deshonestas para ganar una discusión. Estamos seguros de que la otra persona esta "muy, muy mal". El mundo está tan lleno de ideologías que tenemos que hacer todo lo posible para mantenernos a la par en materia de conocimiento, eso se traduce en nuestro código para mentir.  Piensa en todas las personas con las que has estado en desacuerdo este mes. ¿Cuántos de ellos crees que te estaban engañando?

Los expertos dicen que es casi seguro que tu quieres tener la verdad. Se llama la brecha de la confianza, y un científico la ve surgir cada vez que se le pide a un humano estimar qué tan confiable es otro.

El problema es que cuando tu asumes que alguien te está mintiendo, nunca te enteras de que el equivocado puedes ser tu. Solo te felicitas por haber olfateado la trampa desde el principio.

Desde pequeños suponemos que la gente tiene motivos ocultos para hacerte caer en su trampa, y desde ese momento, no podemos perder una discusión por el resto de nuestras vidas. Después de todo, si suponemos que la persona con la que estamos discutiendo basa su argumento en una mentira, lo único que podriamos hacer es aplaudirle ya que es un muy buen mentiroso.

Es imposible aprender algo de una conversación con alguien que crees que te está mintiendo. Tus argumentos son tan fuertes que apagas tu cerebro antes de que comience a hablar, o ¿Acaso eres de los que oye a los Testigos de Jehová y los Mormones cuando tocan tu puerta? 

No importa qué lado estes respecto a una creencia o ideología, siempre has jugado este juego, y lo único que haces es darte una excusa para hacer caso omiso de todo lo que la otra persona argumente. Tu crees que todos sus puntos son mentira, ellos creen que tu les estas mintiendo, así que ¿De qué sirve esa conversación? A no ser que estés en un programa televisivo donde te vayan a pagar un dineral por ganar el debate no tendría ningún sentido, más que mero placer u orgullo por algo sin sentido. 

Como humanos estamos fuertemente predispuestos a criticar sin examinarnos. Esto es conocido como el error fundamental de atribución. Es un proceso de pensamiento universal que dice que cuando la gente hace algo considerado malo que tu no haces, es porque esa gente es estúpida. Pero cuando tu lo haces es totalmente circunstancial. Si ves llegar a un amigo borracho, es por que es un alcoholico totalmente fuera de control. Pero si tu llegas borracho es porque bueno, se te antojo y necesitabas una distracción. Si automáticamente desestimas las explicaciones de los demás y los llamas "excusas" detente un poco y piensa que: Una vida sin examen, no merece la pena vivirse...



Hay mucha gente que se une a una de las partes politicas a apoyar, y que en realidad no tienen nada que ver en el asunto, solo quieren tener la oportunidad de unirse a un equipo, de pertenecer a algo. Ahora piensa en lo mucho que les dolería tener que cambiar de bando. Es por ello que existe el llamado sesgo de confirmación. Leemos un artículo en la prensa que apoya lo que creemos, y lo añadimos al "yo tengo razón". Las noticias que contradicen en lo que creemos ya forman parte de una conspiración bien planeada de el otro bando. Se han realizado experimentos en los que conectan escaneres cerebrales a individuos y luego se les lee una historia señalando algo estúpido que su politico favorito dijo o hizo. Las partes lógicas del cerebro se quedaron apagadas, mientras que las partes emocionales del cerebro se iluminan. O sea que lo que creen no se basa en lo que significa lógicamente, sino en las consecuencias emocionales/sociales de que su posición esta equivocada. 

Por eso es que permanecemos atrincherados, y el Internet lo hace peor porque muchas de tus creencias políticas o sociales estan regadas por todas partes apoyando tu pensamiento. No puedes cambiar de opinión porque muchos piensan como tu, y haces lo posible por relacionarte con gente similar, "¿Ahí esta escrito no? ¿Para que retroceder?" Cada centímetro de tu psicología lucha por que no sea así.

La tecnología nos da la posibilidad de estar siempre equivocados. La parte preocupante es la misma falacia lógica que impide admitir al loco mantener su predicción del fin del mundo una y otra vez es la misma falacia que impulsa a la política partidista y, por ende, a la política gubernamental. Y es por eso que aunque no lo creas, la tecnología a veces trabaja en contra nuestra... 

Piensa siempre en si es realmente útil debatir, si vas a ganar u obtener algo, sino es más recomendable continuar estudiando en silencio e individualmente tus asuntos, también existe una necesidad impulsiva de buscar personas o agrupaciones con ideas distintas e ir a formar "debates", confiándose en los conocimientos adquiridos se inicia el debate suponiendo que los otros no tiene el nivel intelectual tuyo, por haberte leído X o Y libros o conocer más de un tema (eso crees) ¿De qué te sirve iniciar aquel debate si lo inicias pensando que los otros son inferiores a ti? ¿Acaso eres un evangelista?

En fin, y como conclusión, váyanse todos a la merga, de forma cordial, con cariño, y atentamente: Javier Orozco


Publicado por NataliaEsVedra @ 11:24
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios