Lunes, 26 de agosto de 2013

De izquierda a derecha: Richard Nixon, Henry Kissinger

Más detalles de la influencia y el poder del lobby judío en la política exterior de Estados Unidos ha surgido con nuevas grabaciones de conversaciones en la Casa Blanca del presidente Richard Nixon, publicadas esta semana por su biblioteca presidencial.

Las 340 horas de cintas, que abarcan desde 9 abril 1973 hasta 12 julio 1973, fueron publicadas por la biblioteca presidencial de Nixon y son la última serie de cintas hechas por los dispositivos de grabación instalados en la Casa Blanca por Nixon.

La grabación muestra cómo, en una discusión telefónica a mediados de abril 1973 con Henry Kissinger, un judío, que en ese momento era el asesor de seguridad nacional, Nixon expresa su preocupación sobre que los judíos podrían torpedear la próxima cumbre EEUU-URSS.

En caso de que esto ocurriera, Nixon dijo:

“Déjeme decir, Henry, que esto va a ser lo peor que le pasó a los judíos en la historia estadounidense.” Él agregó, “Si ellos torpedean esta cumbre – y que puede fracasar por otras razones – voy a culparlos a ellos, y voy a hacerlo públicamente a las 9 en punto de la noche ante 80 millones de personas.”

Y continuó:

“Ellos pusieron los intereses judíos por encima de los intereses de Estados Unidos, y maldición ya es hora de que el judío en Estados Unidos se de cuenta de que primero es un americano y segundo un Judío.”

Nixon acusó a los judíos de tener la política exterior estadounidense “rehén de la emigración de los judíos de la Unión Soviética”, y ha añadido que “los estadounidenses no van a dejar que estos –los judíos- destruyan nuestra política exterior – nunca”

Nixon se refería a una cumbre, donde uno de los temas de discusión fue una solución pacífica a la cuestión palestino-israelí que sostenía que Israel debía devolver las tierras confiscadas durante la guerra de 1967.

El hecho de que el lobby judío podía crear suficiente presión para sabotear potencialmente una conferencia internacional, como indica Nixon, es una prueba más del poder de los supremacistas judíos en la determinación de la política estadounidense, incluso bajo un presidente que era consciente de esta influencia.

Es sin duda significativo que Nixon hizo esta amenaza de “nombrar” al lobby judío en televisión nacional directamente al que él sabía que era el líder del supremacismo judío en su gobierno, Kissinger.

Nixon sabía que Kissinger retransmitiría este mensaje a su tribu, y estos abandonarían sus esfuerzos de sabotear la cumbre, que fue de hecho exactamente lo que sucedió.

* Otra cinta publicada esta semana revela que Nixon intentó también reducir el enjambre de judíos que componían, incluso en ese entonces, altos mandos de la Casa Blanca y funcionarios del gobierno.

Cuando se le preguntó acerca de los nombramientos, Nixon le dijo al consejero presidencial Anne Armstrong que no debería haber:

“Ni un judío. Somos firmes cuando digo ni un judío… Pero los mexicanos son importantes, Italianos, europeos del este. Ese tipo de cosas.”

Fuente:

http://davidduke.com/new-nixon-tapes-reveals-details-of-jewish-supremacist-power/?fb_source=pubv1


Publicado por NataliaEsVedra @ 12:47
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios