Viernes, 02 de agosto de 2013

¡Españoles! Nos reunimos aquí, una vez más, un año más, todos los que hemos salido hoy a las frías calles de nuestras ciudades para afirmar la Vida en este día; en este significado día de los Santos Inocentes.

Nosotros, a quienes no nos importa si hace frío, si llueve, nieva o hemos de soportar cualquier inclemencia. Nosotros, somos los testigos incómodos de un tiempo empeñado en devolvernos a la oscuridad.

Un tiempo donde el compromiso es difícil, donde nadie afirma una Verdad por temor a ser excluido. Y donde todos expresan su opinión tolerante con el Mal, pacífica con el crimen y contemporizadora con la hipocresía para acallar su conciencia.

Es en ese tiempo, en éste, donde los hombres y mujeres de Alternativa Española hemos decidido alumbrar una luz y convocaros a todos. Una luz para afirmar que frente a quienes afirman –como la Ministra Aido- que el aborto es un derecho de la mujer, nosotros diremos que no hay más derecho que la Vida desde su concepción a fin natural, sin que nos sea dado poder interrumpir ese sagrado latido único e irrepetible. Una luz para apartar a quienes –por miedo a las encuestas y a su propia hipocresía- aceptan y quieren en vigor la actual Ley criminal del Aborto de 1.985, como así desean los populares.

Una luz de rebeldía. Porque AES es la voz más rabiosamente joven e inconformista de la política española. Porque entendemos que no cabrá regeneración moral, social o política posible que no pase por la derogación de toda legislación abortista. Porque sin el respeto sagrado a la esencia de la persona no es posible construir la Paz, la auténtica Paz y la auténtica Justicia.

Decía que son tiempos oscuros. Y lo son. Y yo quiero recordar (porque los ejemplos son importantes) a aquella juventud que se alzó contra los regímenes totalitarios afrontando la cárcel e incluso la vida misma para afirmar que, por encima de cualquier votación o decisión de un Parlamento o un Gobierno están los Derechos inalienables de la Persona. Y pienso en aquellos jóvenes de la Rosa Blanca en Alemania. En las juventudes de Solidaridad en Polonia. Ejemplos y testimonios que quizá identificaron con mayor facilidad al enemigo que nosotros. Pero que tuvieron muy claro que no puede haber parlamento alguno que legitime con la mayoría que sea, la licitud de asesinar un ser humano por la razón que fuere.

Como aquella juventud, nosotros somos rebeldes en esta España socialista y popular. Donde unos aprueban que matar un inocente sea un derecho y otros, subvencionan esas clínicas en conciertos que permanecen. Donde unos reparten las píldoras que aniquilan la vida en su mismo instante de nacimiento y otros –que se escandalizan hipócritamente por ello- son los que legislaron en sus ocho años, la posibilidad cierta de que ello fuese así.

Y quienes piensen que sólo nos encontrarán en la calle sólo un día como hoy, se equivocarán. Quienes piensen que sólo nos verán en manifestaciones de movimientos cívicos para pedir sólo la derogación de la Ley de Bibiana y no la Ley del 85 –que defiende el PP- se equivocarán. Nosotros no somos un movimiento cívico para satelizar ningún voto. No somos ninguna secta ni grupo de presión. ¡Somos un partido para regenerar España!

Y pensarán que hoy, Día de los Santos Inocentes es el día que, simbólicamente, hemos de reflexionar en nuestra intimidad en el crimen cometido contra los no nacidos. Pero hoy no es sólo ése día.

Pensarán que hoy, Día de los Santos Inocentes es el día que hay que tolerar que un grupo, un pequeño partido como AES, esté en las calles de España afirmando la Vida. Pero hoy no es sólo ése día.

Y pensarán que hoy, Día de los Santos Inocentes es el día en que, mañana todo seguirá igual porque antes que afirmar sin negociación alguna, sin contemplaciones, sin compromisos que la Vida, toda Vida, es sagrada, serán –para ellos- más importantes las encuestas para ganar unas elecciones y renovar un escaño que estará manchado de la sangre de los inocentes que, desde 1.985 son asesinados en esas mal llamadas Clínicas.

Hoy no es ése día.

Como tampoco lo será si remiten esa inicua e infame Ley de Bibiana al Tribunal Constitucional para que recorte y ajuste los plazos en que sí se puede o no segar la vida de un inocente. No hay Justicia en la legitimación democrática de un asesinato.

No fuimos nosotros, sino San Agustín quien dijo en “La Ciudad de Dios” que “Si de los gobiernos quitamos la justicia, ¿en qué se convierten sino en bandas de ladrones a gran escala?”

Sin Justicia, no habrá Vida, pero tampoco habrá Paz. Porque AES seguirá en las calles, en los Tribunales, en los medios y redes sociales y, con vuestra ayuda, en las Instituciones y Parlamentos hasta lograr que nunca, en ningún rincón de España, nadie se crea con el “derecho” de eliminar una vida porque no le conviene económicamente, porque no le gusta que tenga síndrome de down, o porque tema perder un empleo o quedar abandonada por un hombre sin escrúpulos. Porque un Estado justo es el que no se cruza de brazos, el que protege y ampara al más débil, y ése será el Estado que AES traerá para regenerar España.

Y ahora, para poner cierre a este acto, vamos sencillamente a terminar con una oración, para pedir por todas las almas que no vieron la luz a causa de este crimen, para que seamos capaces de poner fin a este Holocausto silencioso y silenciado. Que nadie de los aquí presentes ceje ni abandone. Que seamos perseverantes, firmes y rebeldes en este objetivo. Dios os bendiga y bendiga esta hermosa y sagrada tierra llamada España.

FUENTE : http://micatapulta.blogspot.com.es/2009/12/discurso-de-carlos-martinez-cava-arenas.html


Publicado por NataliaEsVedra @ 10:59
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios