Martes, 08 de septiembre de 2009
Lo que pocos diarios publican, y nadie de la masa sabe, los dueños de la ‘democracia’ que nadie vota, los que organizaron la guerra contra Hitler y los que organizan la guerra contra el que se oponga al sionismo, los dueños del mundo actual, los financieros sionistas.
Titular 1: Bush propone a Wolfowitz como presidente del Banco Mundial. 
Titular 2: Rodrigo Rato dio "la bienvenida a la noticia de la propuesta”. 
Titular 3: Europa no se opondrá a que Wolfowitz presida el Banco Mundial. 
Por lo tanto, podemos deducir sin posibilidad de error que Wolfowitz será el siguiente presidente del BM., tras la salida del actual: el judío James Wolfensohn. 
Desde su fundación tras la Segunda Guerra Mundial, el Banco Mundial ha estado dirigido por un “estadounidense”, mientras que Europa se ha reservado el puesto de director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) -actualmente, Rato-. 
No obstante, EEUU creó un precedente al vetar la candidatura del alemán Caio Koch Weser para la dirección del FMI. Al final resultó elegido Horst Kohler. Todo es precioso hasta que a EEUU y a Israel, con ese poder divino que les ha sido otorgado, les da por vetar. 
¿PERO QUIÉN ES PAUL D. WOLFOWITZ? para muchos el verdadero cerebro del Pentágono. Desde luego es el más influyente componente del lobby judío encabezado por Rumsfeld y sus neocons. 
Desde hace treinta años, Paul Wolfowitz participa en casi todos los gabinetes civiles del Pentágono. Brillante intelectual, discípulo de Leo Strauss, justifica la guerra para extender la democracia de libre mercado. Especialista en inventar amenazas imaginarias para obtener dinero y lanzarse en aventuras bélicas. Ha creado teorías sobre las «intervenciones preventivas» y la intimidación a los «competidores emergentes». No ha dudado en incursionar en la táctica militar y así ha impuesto sus conceptos a los oficiales en el terreno. 
Bajo la influencia de Allan Bloom (judío), Paul Wolfowitz desarrolla sus conocimientos en ciencias políticas y su interés por la filosofía de Leo Strauss (judío), consejero de Bloom. 
Desde los años 70 empieza a flirtear en la política gracias al empujón de Albert Wohlstetter (resuelto partidario de "la amenaza de la fuerza", y mentor también del judío Perle, compañero de batallas desde niño de Wolfowitz). 
Wolfowitz es rápidamente reclutado en un equipo que fue conocido bajo en nombre de los expertos «alarmistas», siempre útiles cuando se trataba de inflar, o sea, crear una amenaza que permita votar el aumento del presupuesto militar. 
Desde el punto de vista militar, las conclusiones del programa de estudios -que redacta el joven Wolfowitz en 1976- son claras: los Estados Unidos deben fortalecer su presencia en la región del Golfo, particularmente construyendo nuevas bases militares en la zona. Es necesario desconfiar también del advenimiento de una potencia regional demasiado importante, como Irak o, en esa época, Irán. 
1981 - Ronald Reagan toma el poder. 
Richard Allen, nuevo consejero de Seguridad Nacional, al principio se niega a que W. integre el equipo de «Política exterior» de Ronald Reagan. Será necesaria toda la persuasión de John Lehman (judío), su amigo y antiguo compañero de Wolfowitz bajo el mandato de Nixon, para convencerlo del interés de ese reclutamiento. 
Como en el gobierno de Carter, se encarga de elaborar un enfoque a largo plazo de las evoluciones geopolíticas, y del papel diplomático que los Estados Unidos deben desempeñar. 
Wolfowitz recluta con ese objetivo a un equipo formado principalmente por viejos compañeros sionistas. 
Paul Wolfowitz es nombrado embajador de los Estados Unidos en Indonesia hasta finales del segundo mandato de Ronald Reagan, durante la crisis asiática, donde sigue practicando su teoría de “expandir la democracia”. 
La llegada al poder de George H. W. Bush (padre) vuelve a llevar a Wolfowitz a Washington, al mismo puesto que al inicio de la era Regan, subsecretario de Defensa, encargado de la política del Pentágono particularmente para las cuestiones de desarme del Medio Oriente y el Golfo Pérsico. Continuó así con sus intentos de dominar el Medio Oriente. 
Hay muchos indicios para creer que la estrategia de Estados Unidos de provocar al régimen de Sadam Husein para impulsarlo a invadir Kuwait fue creada en parte por Wolfowitz. El objetivo de una táctica así, es claro, permitía al ejército de los Estados Unidos desplegarse masivamente en la región, particularmente en Arabia Saudita, pero también reducir a la nada el poder acumulado por Bagdad, con la aprobación de Washington, durante los últimos 15 años. 
La caída de la Unión Soviética entre 1989 y 1990, que debe llevar a un nuevo despliegue de las fuerzas de Estados Unidos en el mundo, provoca la elaboración de una nueva doctrina para los neoconservadores y Paul Wolfowitz. Los responsables de Defensa norteamericanos deben justificar ante el Congreso el mantenimiento de los gastos militares en un momento en que el enemigo principal se ha hundido. Wolfowitz y Powell, opuestos sin embargo en el pasado, desarrollan juntos la idea de la necesidad de una fuerza mínima de intervención del US Army, para estar en condiciones de detener cualquier posible amenaza. 
De manera más amplia, la doctrina Wolfowitz teoriza sobre la necesidad de que los Estados Unidos bloqueen el surgimiento de cualquier competidor potencial a la hegemonía estadounidense, particularmente las «naciones industrializadas avanzadas». 
En 1996, es seleccionado por Donald Rumsfeld para ser el proveedor de ideas en materia de política exterior. 
Escribe en 1997 un primer artículo titulado «Los Estados Unidos e Irak» en el que aboga por la instauración de un nuevo régimen en Bagdad, sin precisar la manera de lograrlo. 
En 1998, numerosas figuras eminentes del Partido Republicano se unieron al Proyecto de un Nuevo Siglo Americano del que una de las primeras reivindicaciones es la destitución de Sadan Husein. 
En ese mismo momento, Wolfowitz es invitado a participar en el Congressionnal Policy Advisory Board, organizado en el seno del Partido Republicano por Martin Anderson para permitir la elaboración de una política exterior neoconservadora, con el apoyo financiero del Hoover Institute, de la Fondation Heritage y del American Entreprise Institute. Donald Rumsfeld y Dick Cheney participan regularmente. 
La comisión acredita de ese modo la idea de una amenaza real de ataque balístico proveniente de Corea del Norte, Irán e Irak. 
Se implica profundamente en la campaña presidencial de G. Bush hijo. 
Convertido en una figura clave de los neoconservadores, es reclutado por George W. Bush (hijo) en el otoño de 1998, con el fin de servirle de asistente en las cuestiones de política exterior. 
Al lado de una personalidad muy cercana al entonces candidato republicano, Condoleezza Rice, crea el equipo de los «Vulcanos» -en referencia al dios romano que forja las armas divinas en la profundidad de los volcanes- formado por neoconservadores, de mayoría judía. 
Mas información:
http://www.redvoltaire.net/article3982.html 
¿QUIÉNES SON LOS NEOCONS? 
http://www.esotericastrologer.org/EA%20Essays/EAessaysPGL16.htm 
Fíjense en la tremenda cantidad de apellidos interesantes. 
DEFINICIÓN OFICIAL DE "BANCO MUNDIAL": 
Como mentir y como cubre sus miserias de palabras hipócritas la democracia 
"El Banco Mundial es una de las principales fuentes de asistencia para el desarrollo del mundo. Su meta principal es ayudar a las personas y países más pobres. El Banco utiliza sus recursos financieros, su personal altamente especializado y su amplia base de conocimientos para ayudar a los países en desarrollo en el camino hacia un crecimiento estable, sostenible y equitativo." 
El mejor candidato es el belicista Wolfowitz, sin duda. 
“Debido a razones burocráticas, nos pusimos de acuerdo en un tema: las armas de destrucción masiva como justificación para invadir Irak, pues era una razón sobre la que todos podíamos estar de acuerdo” - Paul Wolfowitz, Sub-Secretario de Defensa – entrevista para la revista Vanity Fair, 28-May-200
Lo que pocos diarios publican, y nadie de la masa sabe, los dueños de la ‘democracia’ que nadie vota, los que organizaron la guerra contra Hitler y los que organizan la guerra contra el que se oponga al sionismo, los dueños del mundo actual, los financieros sionistas.
Titular 1: Bush propone a Wolfowitz como presidente del Banco Mundial. 
Titular 2: Rodrigo Rato dio "la bienvenida a la noticia de la propuesta”. 
Titular 3: Europa no se opondrá a que Wolfowitz presida el Banco Mundial. 
Por lo tanto, podemos deducir sin posibilidad de error que Wolfowitz será el siguiente presidente del BM., tras la salida del actual: el judío James Wolfensohn. 
Desde su fundación tras la Segunda Guerra Mundial, el Banco Mundial ha estado dirigido por un “estadounidense”, mientras que Europa se ha reservado el puesto de director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) -actualmente, Rato-. 
No obstante, EEUU creó un precedente al vetar la candidatura del alemán Caio Koch Weser para la dirección del FMI. Al final resultó elegido Horst Kohler. Todo es precioso hasta que a EEUU y a Israel, con ese poder divino que les ha sido otorgado, les da por vetar. 
¿PERO QUIÉN ES PAUL D. WOLFOWITZ? para muchos el verdadero cerebro del Pentágono. Desde luego es el más influyente componente del lobby judío encabezado por Rumsfeld y sus neocons. 
Desde hace treinta años, Paul Wolfowitz participa en casi todos los gabinetes civiles del Pentágono. Brillante intelectual, discípulo de Leo Strauss, justifica la guerra para extender la democracia de libre mercado. Especialista en inventar amenazas imaginarias para obtener dinero y lanzarse en aventuras bélicas. Ha creado teorías sobre las «intervenciones preventivas» y la intimidación a los «competidores emergentes». No ha dudado en incursionar en la táctica militar y así ha impuesto sus conceptos a los oficiales en el terreno. 
Bajo la influencia de Allan Bloom (judío), Paul Wolfowitz desarrolla sus conocimientos en ciencias políticas y su interés por la filosofía de Leo Strauss (judío), consejero de Bloom. 
Desde los años 70 empieza a flirtear en la política gracias al empujón de Albert Wohlstetter (resuelto partidario de "la amenaza de la fuerza", y mentor también del judío Perle, compañero de batallas desde niño de Wolfowitz). 
Wolfowitz es rápidamente reclutado en un equipo que fue conocido bajo en nombre de los expertos «alarmistas», siempre útiles cuando se trataba de inflar, o sea, crear una amenaza que permita votar el aumento del presupuesto militar. 
Desde el punto de vista militar, las conclusiones del programa de estudios -que redacta el joven Wolfowitz en 1976- son claras: los Estados Unidos deben fortalecer su presencia en la región del Golfo, particularmente construyendo nuevas bases militares en la zona. Es necesario desconfiar también del advenimiento de una potencia regional demasiado importante, como Irak o, en esa época, Irán. 
1981 - Ronald Reagan toma el poder. 
Richard Allen, nuevo consejero de Seguridad Nacional, al principio se niega a que W. integre el equipo de «Política exterior» de Ronald Reagan. Será necesaria toda la persuasión de John Lehman (judío), su amigo y antiguo compañero de Wolfowitz bajo el mandato de Nixon, para convencerlo del interés de ese reclutamiento. 
Como en el gobierno de Carter, se encarga de elaborar un enfoque a largo plazo de las evoluciones geopolíticas, y del papel diplomático que los Estados Unidos deben desempeñar. 
Wolfowitz recluta con ese objetivo a un equipo formado principalmente por viejos compañeros sionistas. 
Paul Wolfowitz es nombrado embajador de los Estados Unidos en Indonesia hasta finales del segundo mandato de Ronald Reagan, durante la crisis asiática, donde sigue practicando su teoría de “expandir la democracia”. 
La llegada al poder de George H. W. Bush (padre) vuelve a llevar a Wolfowitz a Washington, al mismo puesto que al inicio de la era Regan, subsecretario de Defensa, encargado de la política del Pentágono particularmente para las cuestiones de desarme del Medio Oriente y el Golfo Pérsico. Continuó así con sus intentos de dominar el Medio Oriente. 
Hay muchos indicios para creer que la estrategia de Estados Unidos de provocar al régimen de Sadam Husein para impulsarlo a invadir Kuwait fue creada en parte por Wolfowitz. El objetivo de una táctica así, es claro, permitía al ejército de los Estados Unidos desplegarse masivamente en la región, particularmente en Arabia Saudita, pero también reducir a la nada el poder acumulado por Bagdad, con la aprobación de Washington, durante los últimos 15 años. 
La caída de la Unión Soviética entre 1989 y 1990, que debe llevar a un nuevo despliegue de las fuerzas de Estados Unidos en el mundo, provoca la elaboración de una nueva doctrina para los neoconservadores y Paul Wolfowitz. Los responsables de Defensa norteamericanos deben justificar ante el Congreso el mantenimiento de los gastos militares en un momento en que el enemigo principal se ha hundido. Wolfowitz y Powell, opuestos sin embargo en el pasado, desarrollan juntos la idea de la necesidad de una fuerza mínima de intervención del US Army, para estar en condiciones de detener cualquier posible amenaza. 
De manera más amplia, la doctrina Wolfowitz teoriza sobre la necesidad de que los Estados Unidos bloqueen el surgimiento de cualquier competidor potencial a la hegemonía estadounidense, particularmente las «naciones industrializadas avanzadas». 
En 1996, es seleccionado por Donald Rumsfeld para ser el proveedor de ideas en materia de política exterior. 
Escribe en 1997 un primer artículo titulado «Los Estados Unidos e Irak» en el que aboga por la instauración de un nuevo régimen en Bagdad, sin precisar la manera de lograrlo. 
En 1998, numerosas figuras eminentes del Partido Republicano se unieron al Proyecto de un Nuevo Siglo Americano del que una de las primeras reivindicaciones es la destitución de Sadan Husein. 
En ese mismo momento, Wolfowitz es invitado a participar en el Congressionnal Policy Advisory Board, organizado en el seno del Partido Republicano por Martin Anderson para permitir la elaboración de una política exterior neoconservadora, con el apoyo financiero del Hoover Institute, de la Fondation Heritage y del American Entreprise Institute. Donald Rumsfeld y Dick Cheney participan regularmente. 
La comisión acredita de ese modo la idea de una amenaza real de ataque balístico proveniente de Corea del Norte, Irán e Irak. 
Se implica profundamente en la campaña presidencial de G. Bush hijo. 
Convertido en una figura clave de los neoconservadores, es reclutado por George W. Bush (hijo) en el otoño de 1998, con el fin de servirle de asistente en las cuestiones de política exterior. 
Al lado de una personalidad muy cercana al entonces candidato republicano, Condoleezza Rice, crea el equipo de los «Vulcanos» -en referencia al dios romano que forja las armas divinas en la profundidad de los volcanes- formado por neoconservadores, de mayoría judía. 
Mas información:
http://www.redvoltaire.net/article3982.html 
¿QUIÉNES SON LOS NEOCONS? 
http://www.esotericastrologer.org/EA%20Essays/EAessaysPGL16.htm 
Fíjense en la tremenda cantidad de apellidos interesantes. 
DEFINICIÓN OFICIAL DE "BANCO MUNDIAL": 
Como mentir y como cubre sus miserias de palabras hipócritas la democracia 
"El Banco Mundial es una de las principales fuentes de asistencia para el desarrollo del mundo. Su meta principal es ayudar a las personas y países más pobres. El Banco utiliza sus recursos financieros, su personal altamente especializado y su amplia base de conocimientos para ayudar a los países en desarrollo en el camino hacia un crecimiento estable, sostenible y equitativo." 
El mejor candidato es el belicista Wolfowitz, sin duda. 
“Debido a razones burocráticas, nos pusimos de acuerdo en un tema: las armas de destrucción masiva como justificación para invadir Irak, pues era una razón sobre la que todos podíamos estar de acuerdo” - Paul Wolfowitz, Sub-Secretario de Defensa – entrevista para la revista Vanity Fair, 28-May-2003

extraido de MUNDO NS 

Tags: sionismo, capitalismo, democracia, corrupción, conspuración, usura

Publicado por cultural-thule @ 21:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios