Domingo, 06 de septiembre de 2009
La verdadera riqueza de los pueblos humanos es la diversidad de personas, individuos, culturas, cultos, creencias y formas de ser. La multiplicidad de formas de vida constituye uno de los misterios esenciales de la vida humana, realmente, es de lo más maravilloso y admirable.

Es absurdo y ridículo hablar entonces de “un solo” modelo de pensamiento, esta es la más letal forma de totalitarismo. Considerar que un pueblo es dueño absoluto de la “verdad” es pura megalomanía y psicopatía, porque, en verdad, nadie puede responder a la pregunta fundamental de la filosofía, ¿qué es la verdad? o ¿quién tiene la verdad?.. Nadie sabe a ciencia cierta el sentido y el propósito último de la existencia, ya que este no existe. Nadie es dueño absoluto de la “verdad”, ningún pueblo humano “tiene la verdad”. El número infinito de formas de pensamiento aniquila cualquier falsa presunción de que alguien “tenga” la “verdad” o de que su “dogma” sea el “único”. Esta megalomanía y presunción demasiado humana, propia de farsantes y charlatanes, de pervertidos mentirosos manipuladores, ha creado un verdadero océano de sangre en la patética e infame historia humana. En todos los tiempos, los que se creyeron “elegidos” de “sangre real” solo buscaban el poder mundano terrenal y la dominación sobre el resto de los pueblos. La religión siempre fue la herramienta de estos poderosos infames para gobernar y manipular, para masificar y aglutinar. Todos los Imperios fueron levantados con mentiras y traiciones religiosas y culturales, con muerte y masacres, basados en un profundo racismo y en una presunta “superioridad” de un pueblo humano imperialista sobre el resto de la humanidad.

En la “civilización” que los humanos llamaron “occidental”, la más decadente, miserable y arruinada de la historia, la más enferma, espiritual y moralmente, ahora se levanta Imperialista por todo el mundo, como un horripilante monstruo marino, para imponer sus mentiras y masacres con el modelo imperial que llamaron “globalización”. La sociedad “occidental” (consumista, materialista, ególatra) está basada en profundas contradicciones y paradojas, en dobles-discursos y en hipocresías, donde solo unos pocos dominan sobre las inmensas mayorías. Tomemos como ejemplo el libraco de mentiras llamado “la Biblia”, base religiosa de la masificada sociedad “occidental”. En ella se mantiene por “verdad” a las creencias y mitos del pueblo judío (obviamente, el pueblo “preferido” y “elegido” de su inventado Dios del cielo que supuestamente creó al Universo, el cielo y la tierra). Sin embargo, los mitos cosmogónicos son infinitamente variables en el transcurso de la historia humana, y el dogma de la Biblia es solo una invención mitológica más para explicarse la existencia, más no una “verdad”. Los babilónicos pensaban que el Universo existe por la eterna lucha de dos dioses, la diosa Tiamat (oscuridad) y el dios Marduk (luz). Los incas pensaban en cambio que la Pacha mama (el infinito) era la eterna diosa madre que engendra a todos los universos. Para los egipcios, la diosa Nuit (noche) también es la madre que engendra eternamente de su útero a todos los universos. Para los hindúes, estos tres dioses: Brahma el creador, Vishnu el que mantiene, y Shiva el que destruye, son las fuerzas que eternamente mantienen la respiración universal en los ciclos eternos. Podemos observar entonces que en esta inmensa variedad de mitos cosmogónicos no hay aquella nefasta ocurrencia judía de que hubo un “comienzo” (génesis) y que va haber un “final” (apocalipsis). Esta aberrante castración espiritual, propia de un pueblo esclavo con complejos de inferioridad, insertó en la psiquis colectiva la idea de que hubo una creación por un Dios y por lo tanto una supuesta “finalidad” y “propósito”, sustituyendo la forma mítica circular politeísta del eterno retorno de las eras, que sacraliza al eterno presente, y se impuso la idea del tiempo lineal, finalista, utilitarista, esclavista judeo-mesiánico.

La visión monoteísta del universo, inventada por esta secta de farsantes que se han adueñado de la “verdad”, impone la idea de un “comienzo” y de un “final” en la historia humana, siendo esta cíclica y eterna…el director mítico de la farsa sería Yavé, el demiurgo, el gran arquitecto, el creador-destructor quien desde la Nada planeó el Genésis para llevar al universo al Apocalipsis. Así, el pueblo judío, al ser los “elegidos” de Yavé, estarían siguiendo los planes “demiúrgicos” de conducir a toda la humanidad al supuesto “fin del mundo”. Los judíos tendrían la misión, finalidad y propósito de supuestamente redimir a toda la humanidad en este Apocalipsis, ya que ellos serían los 144 000 “elegidos” que se salvarían de la catástrofe universal provocada por Yavé en el “final de los tiempos”. Además esta visión mesiánica judía aun espera la llegada de su Gran Mesías Redentor, quien vendría como un Rey del Mundo en el Apocalipsis. La creencia “occidental” de que hay que subordinar el momento presente por una finalidad futura tiene sus raíces en la Biblia. Perder el momento presente por una finalidad al futuro es la ruina de la sociedad utilitarista-capitalista basada en estas nefastas creencias religiosas judeo-cristianas.
La moderna mitología apocalíptica-finalista, inventada por los judíos, ha hecho un terrible e irreparable daño a la humanidad. Más de la mitad de seres humanos, enajenados y esclavos, que habitan en este planeta, creen aun en estas farsas religiosas de milenios de manipulación. Hoy en día, hay muchos judíos con una colosal riqueza y poder material, reunidos en el transcurso de los siglos, que siguen al pie de la letra la creencia de que ellos tienen que llevar al mundo al Apocalipsis, para preparar la llegada de su Mesías redentor, el Rey del Mundo. No es pura especulación conspirativa de que en el transcurso de los milenios los judíos han estado preparando la venida de su Mesías. Se supone que ese simpático judío pobre, llamado Jesús, fue un profeta judío que no fue aceptado por los millonarios jerarcas judíos como su Mesías, ya que él solo vino para masificar al judaísmo con el cristianismo (judaísmo para las masas) y preparar la llegada del verdadero Mesías judío que vendría como un Rey del Mundo algunos milenios después. No hace falta una “teoría de la conspiración” para poder afirmar que los judíos han estado planeando, en el transcurso de los siglos, dominar al mundo para formar el Reino de su Mesías venidero. Ahora se hace más comprensible porqué la mayor parte de las corporaciones transnacionales y banqueros internacionales son judíos. Se hace más comprensible porqué el capitalismo y la ideología de mercado, el consecuente consumismo y la perdición en el materialismo, fue inventado por mentes de mercaderes judíos, forma de vida que ahora se levanta como un Imperio en lo que llamaron “globalización del mercado”. Se hace más comprensible cuál es la finalidad de la creación de los “reinos imperiales” judeo-cristianos de Europa, de los Estados Unidos judeo-masónicos, de la masónica Israel-Templaria, y de la periferia colonizada por estos “jinetes del Apocalipsis”. Aquel antiguo psicópata sueño templario de “conquistar el mundo” se está haciendo realidad por los judíos-masones de hoy en día. Ahora, todos los gobiernos rinden cuentas a los organismos internacionales imperiales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional,la Organización Mundial de Comercio, dominados por judíos, quienes causan un horrendo genocidio silencioso contra la humanidad por sus políticas de hambre y miseria que benefician a sus corporaciones transnacionales y matan de hambre a la inmensa mayoría por pura MEZQUINDAD. Ahora existe un Gobierno Mundial que llamaron las Naciones Unidas, un ejército mundial que llamaron la OTAN, financiados con capital judío de Wall Street. Ahora todos los habitantes de las ciudades-prisiones de la “aldea global” son esclavos del modelo mezquino capitalista, donde manda quien más dinero tiene (es decir las corporaciones judías). Los medios masivos de comunicación masivos son también de propiedad de judíos, así como la mayor parte de universidades de lavado cerebral, medios masivos de construcción de conductas y opinión política, falso entretenimiento-manipulación, cine decadente hollywoodense (Warner Brothers, Universal Studios, Fox, Dreamworks, etc.), también revistas de lavado cerebral para jóvenes, video juegos, música de zombificación, moda fashion de consumismo y materialismo, ¡todos son de propiedad de judíos! – no se puede negar esta realidad, esto no es anti-semitismo-

Estas horrendas fotos solo muestran "el Apocalipsis" que están provocando los judíos en Irak Líbano, Palestina etc...

El judío Robert Oppenheimmer, científico psicópata, inventó en el horroroso siglo XX la bomba atómica para acelerar el advenimiento del Armagedón, el evento catalizador muy importante en la agenda hacia la extinción. La mayor parte de armas de destrucción masiva fueron construidas por judíos, gracias al capital judío de Wall Street, a la ciencia ocultista de la cábala hebrea y de la alquimia, en conjunto con la ciencia positiva unilateral y con la manipulación de la energía atómica por la fórmula del judío Einstein, e=m.c2. Los Estados de Israel y de EE.UUropa, dirigidos por los jerarcas judíos (dementes, genocidas y racistas) se han convertido en monstruosas potencias nucleares capaces de destruir al planeta entero… es obvio que el genocida imperialismo occidental en Medio Oriente es la únicaamenaza a la paz mundial, no Irak ni Irán ni Al Qaeda. La humanidad está amenazada por una cofradía de magos negros que ostentan el poder de las grandes potencias de occidente, quienes se dicen a sí mismo cristianos y judíos, quienes después de haber asesinado cobardemente en masa a más de un millón de iraquíes en estos cuatro años de genocida ocupación, ahora quieren bombardear con bombas atómicas a Irán y acelerar la agenda hacia el exterminio mundial. Estos fanáticos insanos, fundamentalistas “apocalípticos”, han planeado con infamia, traición e ignominia dominar al mundo y provocar una verdadera masacre “global” que reducirá la población mundial... esto pensado desde hace muchos siglos…¿Quién podrá detener este plan demente de exterminio humano?¿Por qué las masas ignorantes no reaccionan contra sus psicópatas dirigentes y siguen como borregos-dormidos la insana forma de vida materialista de esta bárbara civilización judía? ¿ HASTA CUANDO SEGUIREMOS SIRVIENDO PARA LA AGENDA DE LA PERDICIÓN?

El objetivo primordial de los dementes en el poder mundial es formar un Imperio de Esclavitud Total que han llamado Nuevo Orden Mundial. Y si no lo logran, el plan concluiría con destruir este planeta, y todo lo que vive en él, con solo aplastar un botón rojo… para que luego se larguen en sus naves espaciales al infierno de donde vinieron…a menos que…

 http://santocaos.blogspot.com/2007/08/del-gnesis-al-apocalipsis-una-agenda.html


Tags: conspiracion, sionismo, esclavitud, capitalismo, tirania demnocrata

Publicado por cultural-thule @ 1:31
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios