Jueves, 13 de febrero de 2014

CLASE DE NEGOCIOS

The Economist, Wall Street Journal y Financial Times sitúan al IE Business School de Madrid entre las cinco mejores escuelas de negocios del mundo. Hoy he cenado con una persona vinculada desde hace años a dicho Instituto y al mundo empresarial español. He aquí alguna de las perlas que han surgido en la conversación, reproducidas con su permiso:
"No existe libre comercio ni, mucho menos, libre flujo de la información. Es mentira. La información importante siempre es privilegiada. Si una información implica que alguien pueda ganar mucho dinero, nunca fluye y nunca fluirá."
"A partir de ciertos niveles, la relación entre empresa y política es directa. Mucho más de lo que la mayoría de la gente sospecha. Una llamada de teléfono directa, de móvil a móvil, sin secretarias de por medio. Los concursos públicos, cuando hay decenas de millones de euros en juego, son una pantomima. Muchas grandes empresas se presentan no para ganarlo, porque saben que no tienen ninguna posibilidad, sino para ver si hay suerte y consiguen alguna subcontratación."
"España es de 20 familias. Como mucho. Pero podría ser peor. México es de 10."
"Las operaciones económicas importantes siempre pasan bajo el radar. Si todo un país habla de una operación, como la fusión de Cuatro y La Sexta, por ejemplo, es porque, en el fondo, no es importante. Hablan de eso para que no se hable de la operación que realmente les importa."
"Todas las grandes empresas tienen personas haciendo cosas ilegales. Yo los llamo boinas verdes. Tienen libre acceso a las bases de datos de clientes y hacen de todo. Por ejemplo, segmentan a sus clientes según religión para que los estudios de mercado de la empresa sean mucho más eficaces. Para afinar más. Eso no es legal, claro, pero los boinas verdes son indetectables. Ni están en nómina, ni salen en ningún papel de la empresa ni tienen un despacho. Pero cobran muy bien y todas las grandes empresas tienen alguno."
"La revolución tecnológica ha supuesto un problema para las grandes empresas, y es el enorme poder que ha adquirido la gente de sistemas. Es muy raro que una empresa despida a un veterano de sistemas. Por ejemplo, ahora, en plena crisis, la gente de sistemas aguanta en sus puestos, por mucho que cobren. Eso es así por la cantidad de información que tienen sobre la empresa. Saben de ella más que nadie, y las empresas no saben cómo gestionar ese poder que, sin querer, les han dado."
"Sí, claro, publica lo que quieras. Quien lo quiere saber, ya lo sabe, y al resto le da completamente igual."
El club de los intocables 


Cualquier persona que trabaje en un medio de comunicación lo sabe. En nuestro país hay varios mastodontes empresariales que son intocables. No se les puede juzgar en antena ni en papel. No se puede ironizar sobre ellos, no aceptan comentario crítico alguno sobre su marca ni sobre sus actitudes empresariales.
Estas grandes empresas ejercen su particular modelo de censura a través de los departamentos comerciales de los medios. Éste es quizá el principal tabú de nuestro país (y, supongo, de cualquier otro) del que nunca leerás ni oirás hablar en un medio privado. Se trata de grandes anunciantes, jugosas fuentes de ingresos que ningún periódico, ninguna radio, ninguna cadena de televisión puede permitirse el lujo de perder. Es la paradoja de la libertad de información en un sistema capitalista donde la información periodística (salvo en el caso de TVE) se hace posible gracias al dinero de empresas privadas.
La actual pandemia económica no sopla en favor de la libertad de información. Porque la crisis, tal y como los informes de OJD y de Sofres no cesan de recordarnos, está poniendo en jaque a todos los medios de comunicación. Y si a la crisis sumamos el actual cambio de paradigma informativo, con Internet como protagonista, la situación se torna desastrosa para las grandes redacciones y, por extensión, para la libre información.
Hoy por hoy la censura comercial es la más férrea en nuestros medios (algunos dirán que la única, aunque esto tampoco es cierto). Después de todo, la relación entre los medios de comunicación y sus anunciantes se limita al terreno de lo meramente económico. El hecho de que una de las empresas genere contenido resulta irrelevante… al menos, hasta que ese contenido empieza a afectar a la normal relación comercial entre ambas empresas.
Cierto es que no todos los grandes anunciantes ejercen el mismo nivel de presión. Algunos sólo censuran las críticas más duras. Otros permiten cierto nivel de crítica (sobre todo si se plantea en términos humorísticos), pero censuran los análisis profundos. Y otros, los más celosos, bloquean toda mención no pagada.
Para estas grandes empresas Internet se ha convertido en un serio problema, porque la capacidad de difusión de una noticia es demasiado rápida e incontrolable. Para cuando la empresa localiza lo que considera un comentario dañino para su imagen, éste puede haber sido leído por decenas de miles de personas y estar ya replicado en cientos de blogs. Si la información es incorrecta, la empresa acudirá a su gabinete de abogados. Pero, si la información es correcta y demostrable, su único (aunque poderoso) recurso será la movilización de su maquinaria propagandística.
Es por este motivo que, hoy por hoy, la existencia de blogs independientes resulta esencial para la calidad democrática. Para la libre circulación de información, particularmente en lo que se refiere a las grandes empresas que, a fin de cuentas, son las que dirigen el mundo.
Nos tienen rodeados, cierto. Pero somos millones.

Quien gobierna España

"España es de 20 familias. Como mucho. Pero podría ser peor. México es de 10."
Esta frase fue pronunciada por un economista vinculado al mundo empresarial español, que podéis leer en este artículo junto con otras perlas de igual calibre y mala puntuación.
Lo que nos lleva al tema principal, quiénes son estas familias, y cuanto poder tienen.

Esto es como Matrix; Vivimos en una realidad virtual que nos han puesto delante para ocultar los entresijos de la Máquina:

-En teoría somos libres y tenemos derechos, pero sin dinero no tenemos libertad de movimiento ni derecho a una vivienda digna.

-En teoría vivimos en una democracia, que significa un gobierno del pueblo, pero en realidad sólo podemos elegir unos representantes que gobiernen por nosotros. Estos gobernantes dejarán el cargo, y habiendo servido bien a ciertas personas con dinero son recompensados con cargos bien pagados (Zaplana en Telefónica, con un millón de euros anuales sin tener ni idea de telecomunicaciones, Schroeder en la rusa Gazprom) y con ciclos de conferencias (Aznar, Felipe González, Tony Blair, Bill Clinton) por las que se pagan unas cifras que nadie nos podemos creer que sea su precio justo (Clinton cobró un millón de dólares por dar una, esto es como los anuncios de "vendo un bolígrafo por 100 euros y regalo una entrada de futbol").

-Los bancos pagan las campañas de los partidos políticos. Según los datos del Tribunal de Cuentas (pág. 56: el PP debe 16 millones, pág. 60: el PSOE debe 51 millones. Datos de 2005), los partidos políticos con representación parlamentaria deben a los bancos nada menos que 144 millones de euros, y no por ello dejan de recibir créditos, como sí les está sucediendo a muchos empresarios en estos tiempos de crisis. Por no hablar de que a menudo estas deudas son perdonadas, y que hasta hace poco se permitían las donaciones anónimas. Era curioso ver al PP tan interesado en que La Caixa no controlase Endesa (¿peligraban donativos?), y que después el presidente de Endesa (Pizarro) fuera a las elecciones de 2008 presentado como futuro ministro del PP. Tras el fracaso electoral Pizarro se fué retirando poco a poco, y Rajoy dijo textualmente que a partir de entonces iba a hacer su propio equipo, dejando ver que su equipo anterior no lo había hecho él sino que se lo habían impuesto.

"A partir de ciertos niveles, la relación entre empresa y política es directa. Mucho más de lo que la mayoría de la gente sospecha. Una llamada de teléfono directa, de móvil a móvil, sin secretarias de por medio."
-Los bancos también controlan los medios de comunicación, lo que crea esa realidad virtual y nos priva de la información necesaria para gobernarnos.

Volvemos a la pregunta ¿Quiénes son estas familias? Unas pistas en este artículo de Público: un selecto grupo de 20 familias y empresarios controlan cerca del 37,1% del Ibex.



Ahora vamos a analizar a una de estas familias; los March. La mayoría de españoles no sabe que existen, porque casi nunca se habla de ellos aunque controlan varias empresas importantes. Y eso es una pequeña pista del simil con Matrix. Juan March Ordinas (1882-1962) fué un contrabandista mallorquín que se enriqueció, consiguió el monopolio del tabaco en Marruecos, se enriqueció aún más, fundó un banco, y financió el alzamiento de Franco en 1936. Era el banquero de Franco y uno de los dueños de España en la sombra hasta su muerte.

Como no disponemos de contactos secretos en las altas esferas nos conformaremos con utilizar internet para recabar datos sobre esta familia. Es obvio que la cantidad de información que encontraremos estará limitada, pero nos haremos una idea de su poder.

Banca March: el banco privado de la familia, uno de los diez primeros grupos bancarios españoles con ingresos por encima de los 12.000 millones de euros. También es la principal accionista de la compañía de inversiones "Corporación Financiera Alba", copresidida por los hermanos Juan March Delgado y Carlos March Delgado.

¿Quiénes son los accionistas de la Corporación? La mencionada Banca March con más del 34% de acciones, 5 personas de la familia March que se reparten el resto, y un 3% que tiene Bestinver. Alba es, por lo tanto, una empresa familiar. Los activos de Alba superan los 4.500 millones de euros, y participa en un 23% de Acerinox, un 22% de la constructora ACS, un 20% de la Clínica Baviera, un 10% de Indra, y un 10% de Prosegur. También tiene acciones de Carrefour e inmuebles por valor de 240 millones.

¿Tienen influencia en los medios de comunicación? Por supuesto. Aportaron un 15% del capital para la fundación de Canal Plus (Inversiones Artá S.A.), un 35% de SogetelMedia Planning Group (grupo Havas, sexto grupo mundial en publicidad y comunicaciones), y un consejero en PRISA(Leopoldo Rodés, padre de Fernando Rodés, el jefe de Havas). 

Un esbozo de la historia familiar lo podemos leer en: Familia March

Carlos March es miembro de la Comisión Trilateral, que es el grupo que está por encima del Club Bilderberg. (artículo de 1985 que menciona a March: http://www.elpais.com/articulo/economia/SOLANA_MADARIAGA/_LUIS_/EX_PRES/_TELEFONICA_-_EX_DTR/_RTVE/COMISION_TRILATERAL/socialista/Luis/Solana/nuevo/miembro/Comision/Trilateral/elpepieco/19850202elpepieco_2/Tes)
Tras este nombramiento, la sección española de la Trilateral queda compuesta por José Antonio Segurado, Carlos March, Antonio Garrigues Walker, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, Carlos Ferrer Salat, Claudio Boada, José Vilá Marsans, Jaime Carvajal y Urquijo, Pedro Schwartz, José Luis Cerón, Jesús Aguirre, Ramón Trías Fargas y el citado Luis Solana. Quedan todavía otros dos nombres para completar el cupo de 15 personas que corresponden a la sección española del citado club internacional
Y esto es todo de momento. Está claro que sólo con internet no podemos saber la cantidad de propiedades que tienen, porque se puede controlar una empresa con menos del 5% de sus acciones y sólo se declaran a partir de esta cifra, aparte de lo que pueden controlar indirectamente mediante empresas interpuestas o personas de confianza. 
Para finalizar un extracto de la revista Crisis (¿os acordáis del chaval que estafó a los bancos unos miles de euros y luego huyó? Gastó parte de ese dinero en publicar esta revista) que nos asegura que también controlan Unión Fenosa e Iberdrola. Podría ser en el momento de escribirse la revista, ACS es principal accionista de Iberdrola, y también lo era de Fenosa hasta que vendió sus acciones a Gas Natural.

(pulsar para ampliar imágen o abre la versión castellana en Las caras ocultas del poder)




Publicado por NataliaEsVedra @ 10:32
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios