Martes, 29 de septiembre de 2009

Puede ser un héroe lo mismo el que triunfa que el que sucumbe, pero jamás el que abandona el combate.

De nada sirve al hombre lamentarse de los tiempos en que vive. Lo único bueno que puede hacer es intentar mejorarlos.

Si se siembra la semilla con fe y se cuida con perseverancia, sólo será cuestión de tiempo recoger sus frutos.

Nunca debe el hombre lamentarse de los tiempos en que vive, pues esto no le servirá de nada. En cambio, en su poder está siempre mejorarlos.
 
Para disipar una duda, cualquiera que sea, se necesita una acción.
 
Un gran hombre demuestra su grandeza por el modo en que trata a los que son o tienen menos que él.

En realidad y espiritualmente los judíos sólo comercian con el dinero, el oro y los trajes viejos; no han contribuído con nada de verdadero valor.

La verdadera universidad de hoy en día es una colección de libros.

A menudo los grandes son desconocidos o peor, mal conocidos.

Con números se puede demostrar cualquier cosa.

 

Quien no trabaja no descansa.

 

El ideal está en ti; el obstáculo para su cumplimiento también.

 

Tarea delicada la de apaciguar muchedumbres, porque hacer mucho puede ser tan funesto como no hacer nada.

 

Siempre hay un lugar en las cumbres para el hombre valiente y esforzado.

 

Puede considerarse bienaventurado y no pedir mayor felicidad el hombre que ha encontrado su trabajo.

 

Nada levanta tanto al hombre por encima de las mezquindades de la vida como admirar, sea lo que sea o a quienquiera que sea.

 

El silencio es el elemento en el que se forman todas las cosas grandes.

 

Un gran hombre demuestra su grandeza por el modo en que trata a los que son o tienen menos que él.

 

No hables, en manera alguna, hasta que tengas algo que decir.

 

La educación y la cortesía abren todas las puertas.

 

El periodismo es grande. Cada periodista ¿no es un regulador del mundo, si lo persuade?

 

Hablar es el arte de sofocar e interrumpir el pensamiento.

 

El presente es la viviente suma total del pasado.

 

Los libros son amigos que nunca decepcionan.

 

Sólo en un mundo de hombres sinceros es posible la unión.

 

 

Aquél que tiene fe no está nunca solo.

 

Thomas Carlyle , 1795-1881. Historiador, pensador y ensayista inglés.




Tags: espíritus libres

Publicado por cultural-thule @ 13:35
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios