Lunes, 10 de marzo de 2008
Este es el libro que el FBI y los medios de comunicación han acusado histéricamente de ser el instigador de toda clase de actos, desde el atentado contra el edificio federal de Oklahoma City hasta la toma del poder en el gobierno de los Estados Unidos por parte de " Extremistas Blancos" ( ¡que tonterias!).

Dicen que es " La "Biblia" del "Derecho Racista". Es el libro que más atención ha recibido de parte de los medios de comunicación en los últimos tiempos en América, y es el libro más temido por los que quieren acabar con el derecho de poseer armas de fuego.

Los Diarios de turner es el libro que los defensores del "multiculturalismo" y del "Nuevo Orden Mundial" han intentado prohibir de las librerías americanas para que los ciudadanos corrientes no puedan leerlo.

Ellos creen que demasiadas cosas de las anunciadas en el libro ( Recordemos que fue escrito y publicado por entregas entre los años 1975 y 1978 ) se están volviendo realidad, y están asustados de que si más gente lee el libro el resto se convertirá en realidad. De hecho, el autor dice que el libro es solo un vehículo para sus ideas sobre la raza y la sociedad, en forma de una novela excitante acerca de guerrilla urbana y la Revolución.

Tendrás que leerlo para decidir quien tiene razón.





Conocido este sorprendente libro como “La Biblia de la extrema derecha norteamericana”, “The turner diaries” (Los Diarios de turner) ha pasado a convertirse en un clásico y un bestseller (más de 5 millones de ejemplares vendidos y leído en numerosos idiomas a través de Internet). Aparecieron entre 1975 y 1976 en una serie de entregas periódicas y publicado en forma de libro en 1978. La novela fue escrita por William Pierce con el pseudónimo de Andrew Macdonald. En ella, el protagonista es un miembro de la “Organización”, asociación de lucha armada y clandestina que inicia una guerra racial para liberar Norteamérica de la opresión de los judíos y los negros.

Earl turner narra la historia de una organización blanca que inicia una lucha contra el Sistema que desemboca en una victoria total de los patriotas blancos. Entre los hechos más destacables de la novela se encuentran la voladura de un edificio federal, un ataque suicida al Pentágono y el ataque con bombas nucleares a ciudades norteamericanas y finalmente al llamado “estado de Israel”.


He aquí uno de los fragmentos más llamativos de la novela más polémica y desconocida por el gran público del siglo XX:

“Capítulo Vl

13 de octubre de 1991. Ayer por la mañana, a las 9:15, nuestra bomba estalló en el edificio del Cuartel General nacional del FBI. Nuestras dudas sobre el tamaño relativamente pequeño de la bomba fueron infundadas; el daño es inmenso. Hemos desorganizado una parte importante de las operaciones de la Oficina Central del FBI durante las próximas semanas al menos, y parece que también hemos logrado nuestra meta de destruir su nuevo centro informático...” La cronología es la siguiente:


1991 Comienza la guerra.

1993 último registro en los Diarios. El protagonista se inmola en un ataque suicida contra el Pentágono.

1999 Triunfo Ario.

2099 Publicación y recuerdo a los mártires.


Desde que surgió en 1978 ha sufrido la más feroz persecución judía para evitar que se difundiera. Junto con los Protocolos, El Judío Internacional, Mi Lucha, los “Diarios” se han convertido en uno de los libros más censurados del siglo XX y del XXI.

Su indudable carácter “profético” no es ajeno a estas medidas represivas (edificio federal, Pentágono, etc).

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LOS DIARIOS DE TURNER.

Traducido al castellano por EUROPA NS, lo encuentras en :
http://www.europans.org/thread.php?threadid=149
o en su defecto dejanos una dirección de correo electrónico y te lo enviamos en formato PDF.



WILLIAM PIERCE:. ENTREVISTADO.

]


Entrevista realizada al Dr. Pierce en un documental emitido por el Canal de Historia:

- ¿Le sorprende que se cite su libro cuando surgen incidentes de violencia racial?

- No, en absoluto. No me sorprende. Estoy convencido de que casi todos esos todos esos incidentes violentos ocurren independientemente de los Diarios. Existen personas que recurren a la violencia por razones de ideología, y admito que ese fue, probablemente, el caso en el atentado de Oklahoma. Es natural que se trate de personas un poco más informadas, que han leído esta literatura minoritaria. De modo que no me sorprende que las personas relacionadas con estos atentados contra el gobierno hayan leído en muchos casos los Diarios turner.

- ¿Pero admite que su libro parece ejercer una influencia directa o indirecta en algunos de sus lectores?

Espero que lo haga, desde luego que sí. Escribí el libro con intención de que influyera sobre la gente, de que cambiara su forma de pensar y creo que en muchos casos lo he conseguido. Sin embargo, opino que en muchas ocasiones no es lo que ha provocado un comportamiento violento.

- ¿Ve usted su libro como un grito de guerra o una invitación a alzarse en armas?

En cierto sentido sí, no es una invitación a alzarse en armas de tipo ¡cojan sus escopetas y empiecen a disparar!. Pretende provocar más bien un rearme moral, una toma de conciencia para que los ciudadanos asuman su responsabilidad y empiecen a jugar un papel activo en la recuperación de nuestra sociedad. En ese sentido es, sin duda, una llamada a las armas.




PRÓLOGO + 1er CAPÍTULO


Prólogo


Existe tal cantidad de literatura acerca de la Gran Revolución, incluyendo las memorias de virtualmente cada uno de los lideres que sobrevivieron en la Nueva Era, que otro libro que trate de los eventos y circunstancias de ese tiempo de levantamiento cataclismico y de renacimiento puede parecer superfluo. Los Diarios de Turner, sin embargo, proporcionan una visión de la Gran Revolución que es singularmente valiosa por dos razones:

1) Es un registro continuo y detallado de una porción de la lucha durante los años inmediatamente anteriores a la culminación de la Revolución, escrito tal como pasó, en base al día día. Es por este motivo, que está libre de la distorsión que a menudo aflige a las visiones retrospectivas. Aunque existen los diarios de otros participantes en ese gran conflicto, ninguno que se haya publicado hasta ahora proporciona un registro tan completo y detallado.

2) Esta escrito desde el punto de vista de un miembro de base de la Organización, y, aunque padece por consiguiente de "miopía" de vez en cuando, es un documento totalmente franco. Al contrario de los diarios realizados por algunos de los líderes de la Revolución, su autor no pensaba en su lugar en la historia cuando estaba escribiendo. Mientras leamos las páginas que siguen, nosotros probablemente, conseguiremos una mejor comprensión de la que nos proporcionaría cualquier otra fuente, de los verdaderos pensamientos y sentimientos de los hombres y mujeres cuyo esfuerzo y sacrificio salvo a nuestra raza en su momento de máximo peligro y que dieron paso a la Nueva Era.
Earl Turner, quien escribió estos diarios, nació en el 43 ANE ( Antes de la Nueva Era ) en Los Angeles que era el nombre de una inmensa área metropolitana en la costa oriental del continente norteamericano en la Vieja Era, que actualmente abarca las comunidades de Eckartsville y Wesselton así como mucho del campo circundante. Él creció en el área de Los Angeles y estaba especializado en ingeniería eléctrica.

Después de su educación , él se estableció cerca de la ciudad de Washington que era entonces la capital de los Estados Unidos. Él estaba allí empleado por una empresa de investigación en electrónica.
Él actúo por primera vez con la Organización en el 12 ANE. Cuando este registro empieza, en el 8 ANE (1991 según la vieja cronología ), Turner tenía 35 años y no tenía compañera.

Aunque estos diarios abarcan apenas dos años en la vida de Earl Turner , nos dan un conocimiento íntimo de uno de aquéllos cuyo nombre esta inscrito en el Registro de los Mártires. Solo por esta razón, sus palabras deben tener una importancia especial por todos nosotros, quién en nuestros días de escuela, se nos dio la tarea de memorizar los nombres de todos los Mártires en ese sagrado Registro, legado a nosotros por nuestros antepasados.

Los Diarios de Turner consisten, en su forma manuscrita, de cinco grandes volúmenes, encuadernados en tela, completamente llenos, y unas páginas al principio de un sexto. Hay muchas inserciones sueltas y notas entre las páginas, aparentemente escritas por Turner en los días en que estaba fuera de su base y que después interpoló en su registro permanente.

Los volúmenes se descubrieron el año pasado junto con una gran cantidad de material históricamente importante, por el mismo equipo del Instituto Histórico, liderado por el Profesor Charles Anderson que anteriormente desenterró el Centro Oriental de Comando de la Revolución en sus excavaciones cerca de la ruinas de Washington. Por esto se considerado oportuno hacerlos disponibles para el público en general durante este 100 aniversario de la Gran Revolución.

A.M.

New Baltimore
Abril 100










Capítulo I



¡Hoy empezó finalmente!


Después de todos estos años de hablar y nada más que hablar, por fin hemos realizado finalmente nuestra primera acción. Estamos en guerra contra el Sistema, y ya no es una guerra de palabras. No puedo dormir, así que intentare anotar algunos de lo s pensamientos que están dando vueltas en mi cabeza.

No es seguro hablar aquí.

Las paredes son bastante delgadas, y los vecinos podrían sospechar de una charla a estas horas de la noche. Además, George y Katherine ya están dormidos. Sólo Henry y yo estábamos despiertos, y él está mirando fijamente el techo.
Estoy muy tenso. Estoy tan nervioso que apenas puedo estarme quieto. Y estoy exhausto.

Llevo levantado desde las 5:30 de la mañana, cuando George telefoneó para advertir que los arrestos habían empezado, y ahora es más tarde de la de medianoche. No he parado en todo el día.

Pero al mismo tiempo estoy eufórico .¡ Por fin hemos actuado !
Cuánto tiempo podremos continuar desafiando al Sistema, nadie lo sabe. Quizá todo termine mañana, pero nosotros no debemos pensar sobre eso. Ahora que hemos empezado, debemos continuar con el plan que nosotros hemos estado desarrollando tan cuidadosamente desde el Decomiso de Armas de hace dos años.
¡Qué golpe tan duro fue para nosotros! ¡Y cómo nos avergonzó!
Muchos valientes que se llamaban a si mismos patriotas decían :" El gobierno nunca se llevará mis armas" y cuando llegó el momento solo hubo sumisión.

Por otro lado, quizá debamos alegrarnos por el hecho que todavía tantos de nosotros tengamos las armas , casi 18 meses después de que la Ley Cohen prohibiera la posesión privada de todo tipo armas de fuego en los Estados Unidos.
Gracias a que tantos de nosotros desafiamos la ley y escondimos nuestras armas en lugar de entregarlas al gobierno , este no pudo actuar más severamente contra nosotros después de el Decomiso de Armas.

Nunca olvidaré ese día terrible: El 9 de noviembre de 1989.

Golpearon mi puerta a las cinco de la mañana. Estaba completamente confiado cuando me levanté para ver quién era. Abrí la puerta y cuatro negros entraron por la fuerza en mi apartamento antes de que yo pudiera detenerlos. Uno llevaba un bate de béisbol, y otros dos, largos cuchillos de cocina en sus cinturones. El que llevaba el bate me empujó hacia una esquina y estuvo vigilándome con su bate levantado sobre mi en una posición amenazante mientras los otros tres empezaron a saquear mi apartamento.

Mi primer pensamiento fue que eran ladrones. Los robos de esta clase se habían vuelto demasiado comunes desde la Ley Cohen , con los grupos de negros que irrumpen en las casas de los blancos para robar y violar, sabiendo que aun cuando sus víctimas tuvieran armas probablemente no se atreverían a usarlas. Entonces el que estaba vigilándome me mostró una especie de tarjeta y me informó que él y sus cómplices eran " agentes especiales" del Consejo de Relaciones Humanas del norte de Virginia.
Estaban buscando armas de fuego, dijo. Yo no podía creerlo. No podía estar pasando.

Entonces vi que llevaban tiras de tela verde atadas alrededor de sus brazos izquierdos. Cuando tiraron el contenido de los cajones al suelo y tiraron todo lo del armario, estaban ignorando cosas que los ladrones no habrían ignorado : mi nueva máquina de afeitar eléctrica, un valioso reloj de oro, una botella de leche llena de monedas de diez centavos ...
¡Ellos estaban buscando armas de fuego!

Después de que la Ley Cohen entrará en vigor, todos los de la Organización escondimos nuestras armas y munición dónde no era probable que fueran encontrados. Los de mi unidad habían engrasado las armas cuidadosamente, las habían sellado en un bidón de aceite, y habían gastado todo un tedioso fin de semana enterrando el bidón en un hoyo de ocho pies de profundidad y a 200 millas allá en los profundos bosques de Pennsylvania occidental. Pero yo había dejado una arma fuera del escondite.

Había escondido mi revólver magnum del calibre .357 y 50 rondas de munición dentro del marco de la puerta entre la cocina y la sala. Arrancando dos clavos sueltos y quitando el marco de la puerta podría conseguir mi revólver en aproximadamente dos minutos en caso que fuera necesario .Me había cronometrado. Pero una búsqueda policial nunca lo descubriría. Y estos negro inexpertos no podrían encontrarlo en un millón de años.

Después de que los tres que estaban buscando hubieran buscado en todos los lugares obvios, empezaron a rasgar y abrir mi colchón y los cojines del sofá. Protesté vigorosamente a esto y brevemente consideré la posibilidad de empezar una pelea. Aproximadamente en ese mismo instante hubo una conmoción en el vestíbulo. Otro de grupo de buscadores había encontrado un rifle escondido bajo una cama en el apartamento de la joven pareja que vivía debajo, en el vestíbulo.
Los dos habían sido esposados y habían sido fuertemente escoltados hacia la calle .

Sólo llevaban ropa interior, y la joven mujer estaba quejándose ruidosamente del hecho que su bebé estaba quedando solo en el apartamento.

Otro hombre entró en mi apartamento. Era caucásico, aunque de complexión extraordinariamente oscura. Él también llevaba un brazalete verde, llevaba un maletín y un portapapeles.
Los negros lo saludaron de una manera diferente e informaron del resultado negativo de su búsqueda:

" Ninguna arma aquí, Sr. Tepper ". Tepper buscó con el dedo en la lista de nombres y números de apartamento hasta que llegó al mío. Él frunció el entrecejo." Este es uno de los malos, " dijo.
" Tiene antecedentes por racista. Ha sido citado dos veces por el Consejo. Y poseía ocho armas de fuego que nunca se entregaron.". Tepper abrió su maletín y sacó un pequeño objeto negro del tamaño de un paquete de tabaco que conectó mediante un largo cable a un instrumento electrónico. Empezó a mover el objeto negro de un lado a otro buscando por toda la pared, mientras el maletín emitía un ruido constante .

El ruido subió de tono cuando el detector se acercó al interruptor de la luz, pero Tepper se convenció a si mismo que el cambio se produjo por la caja del interruptor y la instalación de la pared.

Continuó su metódica búsqueda . Cuando el objeto paso por encima del lado izquierdo del marco de puerta de la cocina el sonido pasó a ser un chillido penetrante. Tepper gruñó agitadamente, y uno de los negros salió y regresó unos segundos después con un martillo y una palanca. Me pareció que el Negro tardaba bastante menos de dos minutos en encontrar mi arma. Fui esposado sin más y fui conducido a la calle.
En total, se arrestaron cuatro personas en mi edificio de apartamentos . Además de la pareja del vestíbulo, había un hombre mayor del cuarto piso . Ellos no habían encontrado una arma en su apartamento, pero si habían encontrado cuatro cartuchos de caza en el estante del armario. La munición también era ilegal.

Mr Tepper y algunos de sus " agentes " tenían más búsquedas que llevar a cabo, pero dejaron tres grandes negros con los bates de béisbol y cuchillos para custodiarnos delante del edificio de apartamentos.
Nos obligaron a los cuatro a sentarnos en la fría acera , en varios estados de desnudez, durante más de una hora hasta que un furgón de la policía finalmente vino a por nosotros.
Mientras otros residentes del apartamento partían hacia el trabajo, nos miraban curiosamente.
Estabamos tiritando de frío, y la mujer joven del vestíbulo estaba llorando desconsoladamente.

Un hombre se detuvo para preguntar que pasaba. Uno de nuestros guardias explicó bruscamente que nosotros estabamos todos bajo arresto por poseer armas ilegales. El hombre nos miró fijamente y agitó su cabeza con gesto de desaprobación. Entonces el Negro me señaló y dijo:

" Y ese es un racista ". Todavía agitando su cabeza, el hombre siguió.
Herb Jones que pertenecía a la Organización y era uno del más destacados "nunca me quitarán mi pistola" antes de la Ley Cohen, pasó caminando rápidamente mirando hacia otra parte.
Su apartamento también había sido investigado, pero Herb estaba limpio. Él fue prácticamente el primer hombre en la ciudad en devolver sus armas a la policía después de que la entrada en vigor de la Ley Cohen, que le condenaría a diez años en una penitenciaría Federal si las guardaba. Ésa era la pena a la que no enfrentábamos los cuatro de la acera . Pero sin embargo, las cosas no fueron de esa manera .

La razón que hizo que no nos condenaran fue que las redadas llevadas a cabo por el gobierno fueron demasiado fructíferas : más de 800,000 personas fueron arrestadas

Al principio los medios de comunicación intentaron crear en el publico un fuerte sentimiento contra nosotros para que los arrestos pudieran continuar. El hecho que no había bastantes celdas en las cárceles del país para todos los detenidos, podría remediarse, sugirieron los periódicos, reuniéndonos en grandes cercados al aire libre con alambre de púas hasta que pudieran prepararse las nuevas instalaciones penitenciarias. ¡Con el tiempo helado que hacia !
Todavía recuerdo el titular del Washington Post al día siguiente:" Conspiración Fascista-Racista Aplastada, armas ilegales Confiscadas ". Pero incluso el público americano , con su lavado cerebro, no podía aceptar totalmente la idea de que casi un millón de sus conciudadanos habían estado implicados en una conspiración secreta y armada.

Cuantos más detalles de los registros salían a luz, más crecía la indignación pública . Uno de los detalles que más molesto fue que, por la mayor parte, los registros no habían sido llevados a cabo en los barrios Negros . La primera explicación dada al publico fue que ya que los "racistas" eran los principales sospechosos de albergar armas de fuego, había una necesidad relativamente pequeña de investigar casas de negros.

La peculiar lógica de esta explicación se quebró cuando resultó que varias personas que apenas podrían ser consideradas como racistas o fascistas habían sido detenidas en los Decomisos de Armas. Entre ellos dos prominentes redactores liberales de un periódico que antes habían estado en la vanguardia de la cruzada antiarmas , cuatro Congresistas Negros ( vivían en barrios blancos), y una cantidad embarazosamente grande de funcionarios gubernamentales.

La lista de personas a ser registradas, resultó que había sido confeccionada principalmente de los archivos de ventas de armas de fuego que todos los distribuidores de armas habían sido obligados a guardar. Si una persona había devuelto el arma a la policía después de que la Ley Cohen entrara en vigor, su nombre era borrado de la lista. En caso contrario su nombre se mantenía, y por tanto fue registrado el 9 de noviembre ,a menos que viviera en un barrio negro.
Además, ciertos grupos fueron registrados tanto si habían comprado una arma de fuego alguna vez o no. Todos los miembros de la Organización fueron registrados.

La lista de sospechosos que tenia el gobierno era tan grande que se movilizaron varios " grupos civiles responsables" - mayoritariamente negros- para ayudar en los registros y decomisos de armas. Yo supongo que el Sistema pensaba que la mayoría de las personas en su lista o había vendido sus armas de una forma privada ante la puesta en marcha de La Ley Cohen, o se habían desecho de ellas de alguna otra forma. Probablemente ellos sólo esperaban detener alrededor de una cuarta parte de los finalmente encarcelados.

De todas formas, todo el asunto pronto se volvió avergonzante y tan pesado que la mayoría de los arrestados fueron liberados en una semana. El grupo con el que yo estaba - alrededor de 600 - fue encerrado durante tres días en el gimnasio de un instituto en Alexandria antes de que fuera puesto en libertad. Durante esos tres días nos dieron de comer solamente cuatro veces, y prácticamente no pudimos dormir.

Pero la policía tomo fotos, huellas dactilares, y los datos personales de todos. Al soltarnos nos dijeron que técnicamente todavía estábamos bajo arresto y podríamos ser arrestados de nuevo en cualquier momento para ser juzgados.
Los medios de comunicación instigaron durante un tiempo a que fuéramos juzgados, pero el asunto fue apagándose gradualmente. Realmente, el Sistema había llevado el asunto bastante mal.
Durante unos días todos nosotros estabamos más asustados y alegres de ser libre que otra cosa. Durante aquellos días , muchas personas abandonaron la Organización. No querían arriesgarse más.
Otros se quedaron pero usaron los Decomisos de Armas como una excusa para la inactividad. Ahora que el elemento patriótico en la población ha sido desarmado, decían ellos, nosotros estamos a merced del Sistema y debemos ser mucho más cuidadosos. Querían que cesaran todas las actividades públicas de reclutamiento y captación de nuevos miembros y pasáramos a la clandestinidad.
Como se vio, lo que ellos realmente tenían en mente era que la Organización se limitara a "actividades seguras ", tales actividades consistían principalmente en quejarse de la situación, y comentar con los demás como de mal estaban las cosas ...

Los miembros más militantes, por otro lado, querían desenterrar las armas de nuestros escondites y lanzar inmediatamente una campaña de terror contra el Sistema, llevando a cabo ejecuciones de jueces Federales, editores de periódico, legisladores, y otras figuras del Sistema. Ellos creían que era hora de hacer tales actos, pues durante los Decomisos de Armas nosotros podríamos haber ganado la simpatía pública por realizar tal campaña contra la tiranía.
Es difícil decir ahora si los militantes tenían razón. Personalmente, pienso que estaban equivocados , aunque yo me contaba como uno de ellos en ese momento. Nosotros podríamos haber eliminado cierta cantidad de los responsables de los males del país, pero creo que nosotros habríamos perdido a la larga.

En primer lugar, la Organización no contaba con la disciplina interna necesaria para emprender una campaña de terror contra el Sistema. Había demasiados cobardes y bocazas entre nosotros. Los infiltrados, necios e irresponsables habrían sido nuestra perdición
En segundo lugar, estoy seguro que fuimos demasiado optimistas en valorar la opinión que tenia el público. Lo que pensábamos que era un resentimiento general contra la abrogación por parte del Sistema de los derechos civiles durante los Decomisos, más bien fue una ola pasajera de inquietud fruto de toda la conmoción causada por los arrestos en masa.

Tan pronto como el público fue tranquilizado por los medios de comunicación , asegurando que no corrían ningún peligro, que el gobierno sólo estaba contra los " racistas, fascistas, y otros elementos antisociales" que poseían armas ilegales, la mayoría se relajo de nuevo y regresó a su TELEVISIÓN y a sus divertidos periódicos.

Al comprender este hecho, nosotros estuvimos más desanimados que nunca. Habíamos basado todos nuestro planes - de hecho , la estrategia entera de la Organización - en la creencia que los americanos estaban inherentemente en contra de la tiranía, y que cuando el Sistema se volviera demasiado opresivo se levantarían y lo destruirían. Nosotros habíamos infravalorado el grado en que el materialismo había adulterado a nuestros conciudadanos , así como hasta que punto sus sentimientos podían ser manipulados por los medios de comunicación.
Mientras el gobierno sea capaz de mantener la economía más o menos bien, las personas pueden conformarse para aceptar cualquier ultraje. A pesar de la continua inflación y la decadente calidad de vida, la mayoría de los americanos puede todavía llenar su barriga, y nosotros simplemente debemos enfrentarnos al hecho de que ésa es la única cosa que importa a la mayoría de ellos.
Aunque descorazonados e inciertos , nosotros empezamos a hacer planes para el futuro. Para empezar, decidimos mantener nuestro programa de reclutamiento público. De hecho, lo intensificamos y deliberadamente hicimos nuestra propaganda tan provocativa como nos fue posible. El propósito no sólo era atraer a nuevos miembros con una disposición más militante, sino al mismo tiempo purgar la Organización de almas sensibles y charlatanes.

También endurecimos la disciplina. Cualquiera que fallara dos veces seguidas a reunión prefijada era expulsado. Cualquiera que no llevara a cabo una asignación de trabajo era expulsado. Cualquiera que violara nuestra regla de no hablar sobre asuntos internos de la Organización era expulsado.

Habíamos tomado una determinación : tener una Organización que estuviese lista la próxima vez que el Sistema nos proporcionara una oportunidad de golpear. La vergüenza de nuestro fracaso para actuar, de hecho, nuestra incapacidad para actuar en 1989 nos atormentó y manejó sin misericordia. Probablemente este era el factor más importante que nos impulsaba a convertir la Organización ,a pesar de todos los obstáculos, en un ente preparado para la lucha.
Otra cosa que ayudo - al menos a mi - era la constante amenaza de ser arrestado de nuevo y procesado . Aun cuando yo hubiese querido dejarlo todo y unirme a las masas de " entretenidos y felices televidentes" , no hubiera podido. No podía hacer planes para un futuro normal, "civil", sabiendo que en cualquier momento podía ser arrestado a causa de la ley Cohen. (La garantía Constitucional de un juicio rápido, ha sido, por supuesto, reinterpretada por las cortes hasta que no significa más que nuestra garantía Constitucional al derecho de poseer y manejar armas.)
Así que yo, y se que lo mismo hicieron George, Katherine y Henry, me "lancé" sin reservas al trabajo para la Organización e hice sólo planes para el futuro de la Organización. Mi vida privada había dejado de importar.

Bastante pronto sabremos si la Organización realmente está lista. Hasta ahora, sin embargo, no ha ido mal. Nuestro plan para evitar otro arresto en masa como 1989, parece haber funcionado.
El año pasado empezamos poner a varios nuevos miembros, desconocido a la policía política, en las agencias policíacas y en varias organizaciones cuasi-oficiales, como El Consejo de Relaciones Humanas. Ellos sirvieron como nuestra red de advertencia y por otra parte nos mantuvieron informados de una manera general de los planes del Sistema contra nosotros.

Estábamos sorprendidos por la facilidad con que pudimos preparar y operar esta red. Nosotros nunca lo habríamos logrado en los días de J. Edgar Hoover.

Es irónico que mientras la 0rganización siempre ha advertido al público contra los peligros de integración racial en nuestra policía, ahora esto ha resultado ser una bendición para nosotros . Los "hijos" de la igualdad de oportunidades realmente han hecho un "trabajo de sabotaje" fantástico en el FBI y otras agencias investigadoras, y su eficacia esta descendiendo notablemente como resultado. Aunque mejor no nos confiemos demasiado ni bajemos la guardia.

¡Dios mío! Son las cuatro de la madrugada. ¡Voy a dormir un poco!
---------------                          -----------------------------                              ----------------------------------------          -------------

....... Continua ........

Tags: libros, razas, politicamente incorrecto

Publicado por cultural-thule @ 16:42
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios